2022-10-04
Sergio Fajardo durante un acto de campaña en Bogotá, el pasado 4 de febrero
Sergio Fajardo durante un acto de campaña en Bogotá, el pasado 4 de febrero

A un mes de las consultas presidenciales en Colombia, la violencia y los sabotajes, uno de los grandes temores en el país, comienzan a hacerse más evidentes en las campañas. Este jueves, el precandidato Sergio Fajardo fue forzado a irse de la Universidad Tecnológica de Pereira, intimidado por cuatro hombres encapuchados.

“Es algo que no nos había pasado jamás en ninguna universidad. Es una lástima que la violencia política y el odio hagan que unos pocos impidan el libre ejercicio de la democracia”, dijo Fajardo, uno de los aspirantes a la presidencia por la coalición Centro Esperanza.

Fajardo tenía un evento con estudiantes de esta universidad pública, ubicada en el eje cafetero del país, y según fuentes de su campaña, se dirigía al escenario donde los esperaban cuando a dos metros de él y su equipo detonó lo que se conoce como papa bomba. Minutos después, aparecieron los hombres encapuchados.

La intimidación al precandidato quedó grabada en video y se conoció a través de redes sociales. En ella se ve cómo lo abordan, él se quita el tapabocas y cruza unas palabras con ellos, pero ante la insistencia de que se vaya, vuelve a ponérselo y se retira caminando con su equipo. El candidato preguntó qué camino debía tomar y estos insistieron que no lo querían en la universidad y que lo escoltarían a la salida. Minutos después, se escuchó otra detonación.

De acuerdo con la campaña, una joven voluntaria resultó con heridas de esquirlas en el rostro durante una detonación ocurrida antes de que Fajardo entrara a la universidad.

El exalcalde de Medellín, que también fue candidato presidencial en 2018, se cruzó a la salida con profesores y estudiantes de la universidad que, en medio de los encapuchados, le expresaron vergüenza por la intimidación y les dijeron que los “capuchos” no representaban a todos los alumnos del claustro universitario.

Al salir de la universidad, el precandidato se dirigió a otra reunión y en la noche se trasladó a la ciudad de Manizales para continuar con su agenda de campaña. Desde allí insistió en que seguirá adelante. “No nos detendremos, nos reencontraremos con los estudiantes de la UTP en otra ocasión. Las universidades deben ser lugares de encuentro, de debate, de argumentos e ideas; nunca de la violencia o de la opresión”, escribió.

Otros candidatos como Juan Manuel Galán, que compite con Fajardo en la coalición de centro, manifestaron su solidaridad y rechazaron el hecho. “Las universidades deben ser foros abiertos de discusión, jamás espacios de violencia”, dijo Galán, cuyo padre Luis Carlos Galán fue asesinado durante su campaña a la presidencia en 1990.

“La buena noticia: sigo firme en la apuesta por la educación, en particular por la pública. Mi convicción ha sido, es y será la educación como motor de la transformación social. En resumen: la educación es la revolución”, afirmó Fajardo en su cuenta de Twitter.

Abrir chat
contacta con nosotros!