2022-10-04

La petrolera española Repsol calcula en alrededor de 65 millones de dólares (57 millones de euros) el coste de limpieza y reparación por el derrame petrolero ocurrido el pasado 15 de enero frente a las costas peruanas. “Lo que vemos hasta ahora es que el coste rondará esa cantidad, aunque podría crecer en las próximas semanas”, afirmó el primer ejecutivo de la energética, Josu Jon Imaz, en la conferencia de prensa con analistas tras la presentación de resultados. Imaz confía en que la “mayor parte” de esa cifra será cubierta por las compañías aseguradoras. El vertido, de algo más de 10.000 barriles y acaecido a las afueras de Lima, afecta a una extensión equivalente a la superficie de la ciudad de París.

Este viernes, en una rueda de prensa celebrada en la capital peruana, el presidente de Repsol en el país andino, Jaime Fernández-Cuesta, se ha referido a la citada cifra de 65 millones de dólares como “la mejor estimación” que hay disponible y que incluye tanto los gastos de limpieza, como los de reparación y asistencia a las comunidades afectadas por la mancha negra. Pero no ninguna multa ni indemnización al Estado, “que se tendrá que añadir en su caso”. “Si se delimita una responsabilidad o culpabilidad, atenderemos todas las multas como es preceptivo. Pero no están contabilizadas en esta estimación”, ha añadido al tiempo que remarcaba que el vertido duró “minutos”. Hasta ahora, la empresa solo ha afrontado multas de unos 1,5 millones de soles (355.000 euros).

Repsol culpa del desastre al armador del buque que, mientras descargaba crudo en la mayor refinería del país —propiedad de la petrolera—, tuvo un movimiento descontroladoTal como adelantó este diario el pasado lunes, la petrolera española interpondrá una demanda multimillonaria al armador del buque. Fernández-Cuesta confirmó este viernes que ha iniciado acciones legales reclamando garantías al armador para hacer frente a las posibles responsabilidades.

En la conferencia con medios de comunicación celebrada este viernes, el máximo responsable de la petrolera en Perú ha cuantificado en un 79% el avance de las labores de rehabilitación. La limpieza de la superficie del mar, ha dicho, se completará esta semana mientras que a finales de febrero concluirán las tareas de reparación de las playas con mejor accesibilidad. Las de más difícil acceso culminarán en marzo. “Los modelos que manejamos apuntan a que el impacto [ambiental] debería ser limitado”, ha confiado Fernández-Cuesta, a quien la justicia peruana ha impedido abandonar el país en el próximo año y medio. Otros tres ejecutivos de la multinacional se encuentran en la misma situación.

Según un informe de la empresa finlandesa Lamor —una de las firmas contratadas por Repsol para llevar a cabo la restitución del litoral a su estado original—, el pasado martes se habría recogido casi el 98% del crudo derramado en el mar o en tierra y no existían residuos en el fondo marino.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.

Las cifras aportadas este viernes por la petrolera apuntan a que la franja costera afectada es de alrededor de 106 kilómetros cuadrados, el equivalente a la superficie que ocupa la ciudad de París y el doble que la isla de Manhattan (Nueva York). El vertido ya es uno de los mayores desastres ambientales sufridos por el país sudamericano, con un impacto sustancial sobre varias áreas especialmente protegidas.

Abrir chat
contacta con nosotros!